Cajón de sastre

Hoy va a ser un gran día

Suena el despertador y pienso que debería quedarme 5 minutos más pero no, necesito seguir haciendo deporte o las lorzas me van a comer hasta hacerme desaparecer dentro de ellas. Salgo a la calle, me calzo las deportivas y mis cascos, la lista de “mueve el culo” hace su efecto y empiezo a dar los primeros pasos, hace frío.

Tras casi una hora dando vueltas llego otra vez a casa, abro la puerta y noto la calidez acumulada de la noche anterior. Enciendo el grifo de la ducha y espero a que el agua deje de salir del glaciar, entro en la ducha y dejo que me abrace cálidamente. Alargo el brazo y agarro el bote de gel de lavanda, el baño huele a ese aroma tan increíblemente reconfortante que me recuerda a un lugar que dejé de visitar hace ya tiempo. Debería volver algún día, pienso.

Mientras me afeito recuerdo que hoy se abre el proceso de selección de otra tienda, a ver si hay suerte y por lo menos llaman para una entrevista. Tras esto aprovecho para tomarme un café con ese aroma intenso que me enciende el cerebro. Me pongo al día mientras reviso el correo y las últimas fotos de Instagram.

Busco mi chaqueta, esa que, aunque me viene dos tallas más grande, es tan cómoda que no cambiaría por nada del mundo. Enciendo el ordenador, introduzco la contraseña y abro Spotify mientras espero a que el explorador cargue todas las pestañas que tenía el día anterior abiertas, todas ellas de portales de empleo.

Reviso los últimos empleos publicados, la mayoría son de comerciales con buenas dotes y talla 38 o unos conocimientos que todavía no me ha dado tiempo a adquirir. De todos modos me apunto, la mayoría de las ofertas se introducen con una plantilla que da igual que sea para un puesto de atención al cliente como para experto en Google Plus, en todas ellas piden un mínimo de 5 o 10 años de experiencia en el sector.

Afuera ha empezado a llover, escucho los coches pasar, camino de sus trabajos y yo aquí, sentado en casa, buscando volver a esa rutina de la que todos quieren salir cuando llega el viernes. No saben qué suerte tienen de poder vivir esa vida.

Suena una canción, escucho los acordes y me dejo llevar por ellos. Pienso que hoy va a ser un gran día.

You Might Also Like

1 Comment

  • Reply María E. Sanz December 19, 2013 at 10:28 pm

    ¡¡Paciencia joven padawan!! Un día de estos te llamarán de algún sitio, seguro, sólo es cuestión de tiempo. ¡¡Mucho ánimo!!

  • Leave a Reply