Monthly Archives

August 2014

Apple, Cajón de sastre

Por qué al final terminé comprando un Mac mini

Hace unos meses que vengo pensando en actualizar mi ordenador por otro más potente o por lo menos que me permitiese poder trabajar en condiciones. Estuve mirando ordenadores con la idea de renovar mi equipo informático y, dado mi historial maquero, quería seguir confiando en OS X como sistema operativo, he probado Windows 8 y no me termina de encajar.

Queriendo quedarme en el territorio Mac, empecé a debatir entre si comprar un Macbook o un Mac de sobremesa, tras más de 5 años y medio con un portátil, me he dado cuenta que la movilidad se aprecia, pero llevaba desde hace un tiempo con el ordenador enganchado todo el día a un monitor externo de 23″, mucho más cómodo que trabajar con una pantalla 10 pulgadas menor.

Cuando compré el Macbook, en un principio lo que buscaba era movilidad, un ordenador con el que pudiera ir a cualquier parte y saber que dentro estaban todos los archivos, no ir pensando en si esto o aquello lo había pasado al portátil antes de salir de casa. Esta fue una de las razones por las que preferí usar solo un dispositivo como ordenador y no combinar el sobremesa para casa, con el portátil para fuera.

Bien es cierto, que los nuevos Macbook Pro con pantalla retina, tienen un panel con una definición increíble y que dan ganas de tocar la pantalla para ver si es real. Pero si lo que vas a hacer es pasarte todo el día enganchado a un monitor externo, donde poder ver las cosas más grandes y trabajar de forma más cómoda, casi que estaría bien que te replantearas la compra de un sobremesa.

Es por esto último que con mi última adquisición he terminado optando por un Mac mini, un ordenador para muchos infravalorado pues de todos es conocidos que los Mac no son los mejores computadores para jugar. No soy una persona que juegue cara al pc, como mucho echarme unas partidas a Minecraft y poco más.

Otra de las razones por las que comprar un Mac mini, es la posibilidad de usarlo como media center en casa, hasta ahora si quería usar el Macbook a través de XBMC o similares, me tocaba estar conectando y desconectando de la luz el cargador para que no se me terminase la batería a mitad de la película o serie que estuviese viendo en el momento, ahora con un sobremesa, no tengo ese problema.

Minishú lleva ya unas semanas en casa y ya ha recibido su actualización de RAM, algo recomendable hacer fuera de la Apple Store por el alto precio de esta memoria, parece que la fabriquen con diamante. Por ahora no puedo decir más que estoy contento con la compra, bienvenido a casa pequeñajo!

Cajón de sastre

La invitación de contacto, una cosa a tener en cuenta

LinkedIN últimamente está teniendo mucha actividad entre la gente de mi entorno. Unos la están usando para crear una marca personal con su nombre y apellidos gracias a la cantidad de grupos temáticos que hay y otros simplemente para tener su perfil laboral reunido en algún sitio.

Tanto si eres de os primeros como si eres de los segundos debes tener en cuenta las invitaciones de contacto, esas “peticiones de amistad” que se envían para agregar a gente a tu red de contactos y que puedas aumentar la posibilidad de que más gente acceda a tu perfil.

Por defecto las invitaciones de contacto son como las de la imagen que encabezan el post. Como ves, una invitación de lo más impersonal de la que puedes ni conocer quién es esa persona ni qué se supone que quiere conseguir con ello. De hecho, no se ni quién era ese José ni se de qué me conocía así que opté por responderle la invitación preguntando de qué nos conocíamos porque en su perfil no había información alguna. No obtuve respuesta.

Si eres tú quien envia estas invitaciones, y quieres quedar bien con la otra persona, no te cuesta nada personalizarla un poco y comentar de qué le conoces (si es de un grupo en común, lo encontraste por la red, te parece interesante su perfil, etc.) y de esta manera puedes por lo menos conseguir un mensaje de vuelta y entablar una pequeña conversación.

Tener contactos en cualquier aspecto de la vida es bueno y aumentar contactos en LinkedIN hacen crecer las posibilidades que tu perfil sea visto tanto por terceras personas como por empresas que puedan estar interesadas en alguien con tu formación. ¿Qué menos que empezar con buen pie en esta plataforma?