Browsing Tag

Blogs

Apple, Cajón de sastre

Por qué al final terminé comprando un Mac mini

Hace unos meses que vengo pensando en actualizar mi ordenador por otro más potente o por lo menos que me permitiese poder trabajar en condiciones. Estuve mirando ordenadores con la idea de renovar mi equipo informático y, dado mi historial maquero, quería seguir confiando en OS X como sistema operativo, he probado Windows 8 y no me termina de encajar.

Queriendo quedarme en el territorio Mac, empecé a debatir entre si comprar un Macbook o un Mac de sobremesa, tras más de 5 años y medio con un portátil, me he dado cuenta que la movilidad se aprecia, pero llevaba desde hace un tiempo con el ordenador enganchado todo el día a un monitor externo de 23″, mucho más cómodo que trabajar con una pantalla 10 pulgadas menor.

Cuando compré el Macbook, en un principio lo que buscaba era movilidad, un ordenador con el que pudiera ir a cualquier parte y saber que dentro estaban todos los archivos, no ir pensando en si esto o aquello lo había pasado al portátil antes de salir de casa. Esta fue una de las razones por las que preferí usar solo un dispositivo como ordenador y no combinar el sobremesa para casa, con el portátil para fuera.

Bien es cierto, que los nuevos Macbook Pro con pantalla retina, tienen un panel con una definición increíble y que dan ganas de tocar la pantalla para ver si es real. Pero si lo que vas a hacer es pasarte todo el día enganchado a un monitor externo, donde poder ver las cosas más grandes y trabajar de forma más cómoda, casi que estaría bien que te replantearas la compra de un sobremesa.

Es por esto último que con mi última adquisición he terminado optando por un Mac mini, un ordenador para muchos infravalorado pues de todos es conocidos que los Mac no son los mejores computadores para jugar. No soy una persona que juegue cara al pc, como mucho echarme unas partidas a Minecraft y poco más.

Otra de las razones por las que comprar un Mac mini, es la posibilidad de usarlo como media center en casa, hasta ahora si quería usar el Macbook a través de XBMC o similares, me tocaba estar conectando y desconectando de la luz el cargador para que no se me terminase la batería a mitad de la película o serie que estuviese viendo en el momento, ahora con un sobremesa, no tengo ese problema.

Minishú lleva ya unas semanas en casa y ya ha recibido su actualización de RAM, algo recomendable hacer fuera de la Apple Store por el alto precio de esta memoria, parece que la fabriquen con diamante. Por ahora no puedo decir más que estoy contento con la compra, bienvenido a casa pequeñajo!

Cajón de sastre, Personal, Vida digital

Vendiendo humo

The six g's of social media marketing

Hoy me he ido de rebajas y me he encontrado con una amiga que hacía muchísimo que no veía. No se bien como hemos terminado tras una taza de café poniéndonos al día: ella ha estudiado química y está buscando un centro de investigaciones para poder ir ganando experiencia e intentar acceder a una beca para desarrollar un proyecto que tiene entre manos. Yo le he explicado que estaba trabajando en una empresa de marketing y que estaba metido dentro del mundo del Social Media a lo que me ha respondido sin tapujos: “Ah, eres de esos que vende humo…“.

¿Cómo que venden humo?, le he preguntado yo porque no tenía ni idea sobre qué me estaba hablando. Si, de los que están todo el día de congresos y solamente postean artículos chorra sobre “5 cosas que…”, “10 herramientas que…”, “La guía imprescindible para…”, “15 maneras de…” o “10 trucos esenciales que…”. Vamos, la figura más ruidosa que hay actualmente y que desprestigia a la gente que está dedicándose enteramente al sector y con ganas de poder hacerse un hueco y tener una pequeña reputación dentro del sector no por el ruido que genera, sino por lo bien que lo hace.

Dando una pequeña vuelta por mis feeds sobre el tema he podido darme cuenta de ordenar mis fuentes sobre Social Media en cuatro categorías:

  1. Blogs de relleno, en los que solamente se dedican a postear artículos de “5 herramientas que deberías usar para mejorar tu ROI” o “10 trucos que todo Community Manager debería saber“… aunque la mayoría de post son los mismos pero cambiando el título.
  2. Blogs rellenados, aquellos en los que se publican artículos de todo servicio nuevo que sacan por la red. ¿Maneras de promocionar nuevas startups? Bueno, pero tampoco hay que centrar el blog en eso solamente.
  3. Blogs de infografías, lo triste de estos blogs es que las personas más conocidas son las que tienen este tipo de bitácoras con post dedicados únicamente a recoger las infografías que circulan por la red aunque la mayor parte de ellas están sacadas de Mashable.
  4. Blogs interesantes, son aquellos que publican pocos artículos pero que cada uno de ellos está lleno de sabiduría y con grandes consejos y opiniones interesantes. Son los que menos abundan.
Lo triste es que los blogs de la categoría 1 son los que más ruido hacen porque la mayoría de las veces están detrás personas que viven por y para los eventos sociales, personas que seguramente estén financiadas por su propia empresa para dedicarse a eso y que no les importa que el contenido de su blog sea un refrito de artículos antiguos y que no tengan un transfondo interesante. Les importa la cantidad de visitas y el buzz que generan cada vez que se publica un artículo en su blog tanto por gente que está de acuerdo como gente que piensa que debería de haberse metido tal o cual herramienta y/o servicio.
¿Realmente merece la pena trabajar duro para ello o basta con crear humo a tu alrededor para poder vivir del cuento?
Imagen | kivimiller